El 21 de septiembre se celebra el día internacional de la paz y por eso hemos decidido compartir la siguiente historia:

El 6 de agosto de 1945 fue uno que marcó la historia del mundo. Ese día, a eso de las 8:15 am, Hiroshima fue invadido con bombas nucleares. Sadako Sasaki, una niña de tan solo 2 años, sobrevivió el ataque pero tiempo después, fue diagnosticada con leucemia debido a la radiación que dejaron las bombas con su paso. Fue ahí cuando la historia de la grulla de la paz comenzó.

Sadako hacía grullas de origami (arte japonés) para calmar su dolor y no preocupar a su familia. Se dice que llegó a hacer mil de ellas en sus 12 años de vida (al rededor de 10 con el padecimiento) y fue este acto lo que hizo que la grulla de origami se convirtiera en un símbolo mundial de la paz. Hoy día, cientos de sus grullas originales están exhibidas en el Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima y su familia también ha enviado algunas a distintos lugares del mundo que han pasado por catástrofes como fue el atentado del 9/11 y la comunidad de sobrevivientes del bombardeo que reside en São Polo, Brazil.

El sobrino de Sadako tuvo la oportunidad de entregar la última grulla que ella dobló a Clifton Truman Daniel , el nieto del presidente Truman quien ordenó el ataque a Hiroshima y le pidió que continuara con el mensaje de paz.

Para leer la historia completa de National Geographic en inglés haz clic en el enlace https://blog.nationalgeographic.org/2015/08/28/how-paper-cranes-became-a-symbol-of-healing-in-japan/